Ciudad de Buenos Aires, Argentina, Martes 18 de Diciembre de 2018
"YO ME APROXIMO A LA MUSICA COMO LO HACE UNA CASCARITA DE NUEZ A LA ORILLA DE UN OCEANO INTERMINABLE..."

Reportaje para "Piedra libre", programa de Juan Alberto Badía en Radio Rivadavia. Victor Pintos - Guillermo Quintero (1984)

ALMENDRA

Tema de Pototo

Era un amigo mío que ahora es mi dentista. Se llama Mario D’Alessandro. Éramos compinches en el colegio, amantes de "Los Beatles",como con Emilio. Nada más que Pototo ya en ese momento quería ser odontólogo. Cuando se hizo el viaje de fin de curso, al que Emilio y yo no pudimos ir porque teníamos que hacer un curso para el ingreso a Arquitectura, nos enteramos mediante un telegrama que, durante el viaje, había fallecido Pototo. Obviamente había sido una equivocación del correo, o una broma. Pero en ese momento de desesperación, de saber que había perdido a un amigo, compuse ese tema, que es un tema Beatle. 

Hoy todo el hielo en la ciudad

Mi barrio se inundaba cuando había sudestada, el agua llegaba al umbral de mi casa, y nosotros nos divertíamos: no nos dábamos cuenta de la tragedia que vivía la gente a la que se le inundaba todo. Este tema tenía una segunda parte, que quedó sin grabar, y que tenía más que ver con una rebelión contra lo que sucedía en ese momento. La primera parte tenía más versos, pero hubo que acortarla por la grabadora. Nosotros no queríamos conceder nada, pero el sello insistió en que los temas no podían durar más de tres minutos, porque ésos eran los tiempos para la difusión radial.


Ana no duerme

No es solamente mi hermana, sino todas las Anas que no duermen. Es ese ser que siempre está esperando. Esa muchacha que espera ser amada, que espera un poco de amistad, de comprensión, que quiere salir de su mundo vulgar de mujer, que quiere ocupar otro lugar. Hay otras Ana que esperan pero no se dan cuenta, y se piensan que están fenómeno. En aquella época, una chica de 16 o 17 no era lo mujer que puede ser ahora.

Fermín

Enfrente de mi casa vivía un personaje increíble llamado Carlitos, un chico mogólico, que es en parte la personificación de Fermín para mí. Con Carlitos compartíamos momentos de alegría cuando éramos chicos. Si bien él no podía jugar a la pelota con todos, se sentía acompañado en su tremendo problema cuando estábamos con él. También es una apología, porque me acuerdo de que la madre lo castigaba bastante, hasta delante de los demás chicos. Lo del Fermín del tema no sé si es un grado de enfermedad tan agudo como el que tenía Carlitos, pero sirve para definir la situación del alienado como célula propicia para recibir las injusticias más aberrantes. 
 

Plegaria para un niño dormido

Bueno, este tema habla por sí mismo. Hay una crítica a la injusticia del mundo, habla a las claras de un sistema represivo. Pero la denuncia se hace con dulzura: tiene la virginidad que le corresponde, en ese sentido. Por más que tenía un gran impacto cuando lo cantaba, si analizás la letra ves que es pura ideología cristiana: el semejante, el prójimo, la solidaridad. Una temática a la que Nietzsche se opone rotundamente.

A estos hombres tristes

Ahí está el código de cuando éramos chicos: el domingo siempre era un día triste, no sé por qué. A la vez era alegre, porque había fútbol, se reunía la familia, había rica comida. La importancia que se le daba al fin de semana en nuestro país por esos años era tremenda. Pero la soledad personal en ese momento era muy nítida, y yo la utilicé para decir, por ejemplo, “vive de azul, porque azul no tienes domingo”. Después de Submarino amarillo, el azul pasó a ser un color interdicto para la felicidad, pero eso no quita que sea un hermoso color, y poder decir que, teniendo un color, se podía quebrar ese domingo argentino tremendo.
 

Muchacha ojos de papel
 
La de la canción era Cristina Bustamante, mi primer gran amor. Vivía en el mismo edificio de Emilio y la conocía de vista. Pero una vez que los padres de Emilio habían viajado, invitamos a las chicas a tomar algo, a bailar, una especie de asalto. Y ahí me enamoré. Por primera vez. En realidad ya me había enamorado varias veces, pero siempre habían sido amores imposibles, por diferencia de edad: las maestras, las pibas más grandes. Y bueno, todos esos pequeños amores desembocaron en un gran amor, que fue el de esta muchacha ojos de papel. No sólo fue mi primer amor, sino también mi primer gran amor, inolvidable. Cuando estrenamos la canción en el Coliseo, fue tan rotundo el éxito que yo mismo lloraba, no lo podía creer. Aparte, el día que la estrené habíamos tenido una pequeña pelea, y en la mitad de la canción ella se fue. Yo cantaba y la veía irse por el pasillo hacia el fondo. Ese tipo de cosas bien de los dieciocho años. Después vino el éxito y sentí que la canción pasaba a la gente, lo mismo que cuando estrené “Plegaria” o “Figuración”.


Laura va

Es una réplica de “She’s Leaving Home” de Los Beatles. Después de escuchar esa canción, no quise privarme de componer algo que se pudiera orquestar de esa forma. Me acuerdo de haberla compuesto un año y medio, o quizá dos años antes de que Almendra la grabara.

Toma el tren hacia el sur

Era la influencia de la gente que se iba a El Bolsón. Decía que una forma de entender lo que pasaba era liberarse de la opresión de la ciudad y viajar hacia lugares más desérticos, y buscar otro tipo de vida.
 

En las cúpulas
 
Representa ese Almendra que la gente no pudo llegar a conocer, con una profundidad tremenda y la letra tratando de llegar a algo mucho más profundo que en lo del primer disco.


La Opera: Señor de las latas
 
La influencia más directa fue Tommy. No nos basamos en ella, pero sí tomamos el indicio, que era perfecto: realizar una obra extensa con un texto largo y que respondiera a un mismo concepto. Se iba a llamar “Señor de las latas” y era la historia de una especie de dios que bajaba a la Tierra, recorría esta ciudad y cantaba lo que los juglares cantaban en ese momento (iba a incluir temas de Moris, de Lito Nebbia, de Roque Narvaja y de Javier Martínez). El punto final era que este ser se despertaba hecho un pordiosero y empezaba una nueva vida: la música de ese despertar era el tema “Canción para los días de la vida” (incluida en el LP solista “A 18 minutos del sol”). Había una cantidad de historias paralelas, el tema “Ella también” (de Kamikaze) formaba parte, inclusive había una cita de “Muchacha” en un tema que se llamaba “Niño escobita de sol”. Había una cantidad de cosas muy lindas. La “Obertura”, además tenía una introducción muy buena, lamento que se haya perdido en la noche de los tiempos.


Fragmentos del libro "Crónica e iluminaciones", Eduardo Berti (2014) 

PESCADO RABIOSO 

Artaud  


Starosta el idiota
 
Starosta no es nadie y a la vez somos todos. Es un nombre que nos llamaba la atención con Emilio (Del Guercio), desde muy temprano (Se ríe). Cuando yo era chico había unas figuritas que se llamaban Starosta y también una marca de cucuruchos para helado. En la letra del tema no menciono ningún apellido pero a la hora de ponerle un título me acordé de Starosta que, para mí, es el nombre de un idiota. Nadie se puede llamar así. Imaginate que Spinetta se parece bastante a Starosta... como si fuera un Spinetta exagerado que termina siendo un idiota. En la canción le hablo a esa parte idiota que tengo: no llores más, ya no tengas frío, no creas que ya no hay más tinieblas...
 

Todas las hojas son del viento
 
Mi antigua mujer iba a tener un hijo con otra persona. Yo ya había sellado esa relación para siempre con el "Blues de Cris" pero nos seguíamos viendo y ella me contó que tenía dudas de tener el bebé o no. Finalmente decidió tenerlo. Yo escribí "Todas las hojas son del viento", porque en ese momento ella era como una hoja en el viento, al tener que decidir algo semejante... Acerca del asunto de las drogas:  Nunca hubo en mí semejante intención moralizadora, yo no predico, yo vivo y lo hago con un convencimiento. Pero en esa canción, cuando digo "cuídalo de drogas" en realidad estoy diciendo "cuidalo de tu propia droga". Todos los que pudimos salir de la mano pesada y mirar hacia atrás siempre concluimos que nuestros padres, la sociedad, la bomba atómica, Hitler, la Iglesia... todo eso nos llevó a consumir drogas, y ésa fue nuestra forma de relacionarnos con el mundo.
 

Por
 
Es una lógica medio surrealista. Esa canción la hicimos con Patricia, mi actual mujer, una tarde, en la vieja casa de Arribeños. Como la música ya estaba escrita todo fue cuestión de que las palabras entraran justo en la métrica. Gesticulador, por ejemplo, está puesto para que entrara a medida...
 

Las habladurías del mundo
 
Entonces se comentaba que yo estaba saliendo con tal o cual mina, o que me picaba, la canción responde a todo lo que siempre se dice de alguien que es famoso, que se hace público.
 

Cementerio club
 
Cuando me preguntan en qué me inspiré para alguna canción, yo respondo que muchas veces partía de la necesidad de hablar de otras cosas, aunque finalmente terminé hablando de lo mismo que el noventa por ciento de la gente. Casi siempre los primeros dos versos establecen el código de lo que vas a decir y vos no podés dominar eso. Por ejemplo, cuando escribí: "Justo que pensaba en vos, nena, caí muerto" no sabía que después iba a decir todo lo otro ni que iba a terminar llamándose "Cementerio Club"
 

Cantata de puentes amarillos
 
La letra se inspiraba, más que en textos de Artaud, en las cartas que Van Gogh le enviara a su hermano Theo, compiladas en el libro "Cartas a Theo". Despertaron imágenes en mí. Spinetta llega a estas cartas después de la lectura de Van Gogh, el suicidado por la sociedad, de Antonin Artaud. Un verso de la Cantata, "Mira el pájaro, se muere en su jaula" corresponde claramente al siguiente párrafo de una carta de Van Gogh: Un pájaro enjaulado en primavera sabe poderosamente bien que hay algo para lo cual serviría, siente poderosamente bien que hay algo que hacer, pero no puede hacerlo ¿Qué será? No lo recuerda bien: luego, tiene ideas vagas y se dice: los demás hacen sus nidos y tienen sus pequeños y los crían y luego se golpea el cráneo contra los barrotes de la jaula. Y la jaula queda ahí y el pájaro está loco de dolor… - Ese es un holgazán - dice otro pájaro que pasa, ése es una especie de rentista. Empero el prisionero vive y no muere, nada aparece por fuera de lo que le pasa adentro; está bien de salud, está más o menos alegre bajo los rayos de sol. Pero viene la estación de las migraciones. Ataque de melancolía. Sin embargo –dicen los niños que lo cuidan en su jaula–, tiene todo lo que necesita... Pero él sigue mirando, afuera, el cielo hinchado, cargado de tormenta, y siente, dentro de sí, rebelión contra la fatalidad. Estoy enjaulado, estoy enjaulado... y por lo tanto, no me falta nada. Imbéciles... Ah, por piedad, la libertad ¿ Ser un pájaro como los demás pájaros ? “Pescado respondía a una visión personal mía, no era un grupo tan participatorio. Abandoné en parte una creación comunitaria como había sido Almendra y me puse a desarrollar un estilo que me copara absolutamente a mí, obedeciendo a mis últimos cambios. Había llegado Hendrix y ya no quedaba tiempo en la cabeza para mirar hacia atrás, era como un volcán. Me olvidé del bandoneón, me olvidé de mi tradición, de la tradición inglesa y americana, era todo AHORA !!! Empezó a salir otro tipo de libertad interior, un metabolismo diferente, cambiando la piel y las reacciones. No alcanzaban ni las palabras ni la música para mandar al frente todo lo que estaba sintiendo. Es la guitarra eléctrica como espada de fuego contra los reaccionarios, contra la muerte, contra Vietnam, contra el Vietnam de acá, contra el exterminio, contra la bomba atómica, contra los que intoxican la tierra y los mares. A favor de hablar el lenguaje de los pájaros, a favor de ver las estrellas que iluminan cada día nuestra vida si nosotros sabemos abrir los ojos. Es el momento de la paz también, el momento de la relectura de la Biblia, el descubrimiento de Cristo, de Buda, de la meditación, de la autocrítica sagaz. Es el fin de la infancia, el fin de la familia, el fin del la dialéctica psicoutilitarista, el fin del socialismo y el capitalismo como traducciones bastardas del lenguaje de la evolución, ideologías para destruir el brillo creativo de los hombres y someter la vida a mecanismos estadísticos… Era una poesía láser la que sentía, llevaba adelante con el grado de fervor maldito, la poesía maldita que se requiere para que uno se saque las entrañas...

INVISIBLE 


Libros de la buena memoria

Siempre me pareció un tema que podía sobrepasar el tiempo. Aunque habla del alcohol, es una cosa totalmente imaginaria. Por ahí con la palabra licor estoy simbolizando otro tipo de vicios, pero el alcohol nunca fue una de mis mayores aficiones... las luces verdes y rojas que menciono en otro verso se refiere, obviamente, a lo permitido y a lo negado.

Perdonado (Niño condenado)

Mirando una perrita que tenía en casa, sentí que era casi un ser humano pero que ciertos designios la habían conminado a ser un can. Allí nació la idea de niño condenado a ser perro por el diablo de febrero, pero a la vez perdonado. Perdonado de la angustia existencial de ser un humano o de ser un niño que pide limosna bajo la lluvia.

El Anillo del Capitan Beto

Para mí ´El Anillo....´ es una historia con una gran carga folklórica, pero ojo, folklórico en lo que se refiere a vivir en una ciudad como Buenos Aires. Y creo que pocas cosas son tan características de esta ciudad como los colectivos: la forma de decorarlos, su estructura, hacen que sea un automóvil muy especial. Detalles de construcción como la puerta hidráulica y todos esos fatos son genialidades argentinas (...) un tipo se larga al espacio con una nave que se hace construir en Haedo. Comienza el viaje y durante 15 años recorre el espacio...está más allá de todo, pero parecía que el Capitán Beto en cierta forma comienza a extrañar la muerte, como un ser humano que no puede desprenderse de ella. Es entonces que deposita su fe en un anillo que por sus poderes lo protegerá de todo. Pero Beto se equivoca pues su anillo lo protege de todo menos de la tristeza. Es en ese momento que Beto decide volver a su infancia. Pero no quiere olvidarse de todo y comprende que no puede volver, queda solamente su anillo, que es su elemento protector. Sabe que no tiene brújula ni radio, o sea, que está incomunicado en el espacio. Finalmente se pierde, y pasan muchos años hasta que lo encuentra una cultura evolucionada, una cultura que interpretó el espacio, y al encontrarlo descubren que el anillo tenía inscripto un signo del alma; o sea que todo el poder del Beto quedó identificado en su anillo, y de su ser quedó solamente la poesía, como la parte absolutamente etérea que no tiene ni forma ni visión, y que es el alma, el alma de todos.

Durazno Sangrando

Letras inspiradas casi en su mayoría, en un libro de Carl Jung y Richard Wilhelm "El secreto de la flor de oro".
"El animus ama la vida. El ánima busca la muerte" El animus es el alma-yang, luminosa, mientras que el ánima es el alma-yin, oscura. El animus mora durante el día en los ojos, durante la noche se aloja en el hígado. Si mora en los ojos, vé; si se aloja en el hígado, sueña."..."quien al despertar está sombrío y deprimido, encadenado a la figura corpórea, está encadenado por el ánima"

Lo cierto es que no necesito leer un libro para escribir música. Podría hacer canciones sin necesidad de esto. En realidad siempre hablo de mí, o de mi mundo, que algún caso quedo conmovido por las cosas que he leído. Pero ojalá tuviera la capacidad para escribir un disco sobre lo que siento frente a la obra de Salvador Dalí, por ejemplo. Lo que pasa es que si me encomiendo esa tarea me siento un pedante. No quiero hacerlo de ese modo, quiero que fluya en mí la necesidad, como cuando sentí que algo de lo que había leído de Carlos Castaneda me invaía la cabeza y no dejaba de pensar en todo lo que esa lectura me había porvocado.

SPINETTA JADE


Alma de diamante

Primer disco de Spinetta Jade. Letras inspiradas en cuatro libros del antropólogo Carlos Castaneda:  Las enseñanzas de Don Juan; Una realidad aparente; Viaje a Ixtlán y Relatos de Poder. Libros que relatan las experiencias de autor en México investigando el chamanismo y su iniciación con los efectos alucinógenos, del peyote por ejemplo, de la mano de un brujo yaqui, Juan Matus.
La literatura latinoamericana se divide en antes y después de Castaneda, y lo mismo sucede con la cultura iberoamericana. Es la única literatura de este continente, capaz de responder a tanta obra de arte y tanta magia de la cultura precolombina. Creo que existió una época donde había muchos tipos como Don Juan Matus, miles de ellos, y cada uno intentaba hacer su propio viaje de poder. (...) Tal vez los indígenas americanos no tenían rayos láser pero luego leí a Castaneda y supe que, en cambio, conocían las técnicas del soñar y otras cosas increíbles.
En algún momento Don Juan dice que la mujer está más ligada a la naturaleza que el hombre, porque su vagina es como un ojo que mira hacia el centro de la tierra.


Los niños que escriben en el cielo

Soy básicamente rítmico. La intención era hacer un disco más rápido. Si "Alma de diamante" traía siete temas, "Los niños que escriben en el cielo" incluían diez, mucho más breves y en algunos casos mucho más efectivas.
Porqué el título? No lo sé...creo que la metáfora tiene que ver con los hombres, no sólo con los niños. Los hombres se deslumbran como niños cuando miran el cielo, y todos escribimos en el cielo. Escribimos mirando. La cultura dibujó en el cielo las constelaciones. Trazando figuras...e incluso las usó para guiarse.

SPINETTA SOLISTA


A 18 minutos del sol

El título del álbum se refiere a la distancia entre el sol y la tierra, y fue sugerido a Luis por un matemático amigo. Sin embargo éste cometió un error en sus cálculos. En rigor de verdad, este álbum y el tema que le da el nombre deberían haberse llamado a 8 minutos, 18 segundos del sol. Lo cierto es que la fascinación de “A 18 minutos del sol”, pudo más que la ciencia en este caso.

Kamikaze

Tengo un libro que es impresionante y explica cómo surge el guerrero kamikaze, cuáles son las formas religiosas que lo inspiran. No es ninguna boludez. Los tipos se ganaban el premio de ser dios en la tierra, atención. El emperador les dispensaba el título de dioses.
Una frase en la que me basé:
"Mi avión estaba preparado junto a los otros cuatro compañeros, entonces llegó el comandante de la base para advertirnos que la voz del emperador acababa de comunicar el cese de hostilidades. Nos comunicó la noticia llorando. Ahora bien, usted pensará que nos sentimos felices de saber que escapábamos de la muerte a último momento. Hoy estoy feliz, por supuesto, pero entonces mis compañeros y yo nos miramos consternados".


Fragmentos del libro "Martropía", Juan Carlos Diez (2014) 

Para los animales...

¿Hay temas recurrentes en tus canciones?
 
Hay una serie de obsesiones. El sol, los andenes, las esperas bajo la lluvia, típicos de la literatura pop. Hay otras cosas que las siento dentro de mí. Entonces no estoy en ningún lado; estoy acá. Hay otros momentos en los que soy una cámara que va viendo cosas.
 

¿Cómo es esa cámara?
 
A esta altura es como la cámara de una nave submarina. En el sentido de que se prepara para ver, estudia un montón de cosas antes de llegar a un lugar y usa todo un conocimiento previo. Creo que uno también es una cámara que filma muchas veces y que recoge imágenes en la profundidad.
 

¿Y qué cosas ves?
 
Veo rostros, diferentes rostros humanos. La cámara ve los rostros de la animalidad entre las figuras que surgen de los hombres. Los hombres somos de un patetismo tremendo frente a los animales depredadores. Hay algo que ellos tienen que es tan perfecto que el hombre cuando los observa pierde la autocrítica, porque no se da cuenta de que él también es un animal que siempre asesinó para comer.
Quizá no haya algo más imponente en la naturaleza que observar a los animales haciendo el amor o cazando. No hay remordimiento en ellos, esa cosa podrida del hombre que vuelve sobre sus pasos para ver si le quedó dolor o alegría. 
En un principio el hombre cazaba y hacía de esto un ritual porque creía que se apoderaba del alma del animal al que se comía y así conservaba ese poder, lo que debe de haber sido cierto en algún momento. Después, cuando la cabeza se encargó de poner las cosas más en el lugar que tienen ahora, empezaron a surgir las diferencias y se perdió la magia, lo que de alguna manera equiparaba todas esas cosas disueltas con una armonía natural. 
A través de la mirada del hombre, el equilibrio ha dejado de ser mágico, ha transmutado. Ahora tenemos la magia de este Aiwa que no mide más que tu mano y está grabando con una fidelidad bárbara y no pesa nada. Pero, para lograr esto, hemos violado las leyes mágicas de todas las piedras que se horadaron para conseguir los materiales con los que se hace. También es una transmutación química. Pienso que es así. Por eso digo que, cuando uno observa los animales, observa la evidencia de una edad, que de alguna manera está intacta.
 

¿La tuya es una mirada clínica?
 
Lo último que es, es una mirada clínica. Porque la mirada clínica es la que uno tiene para conservar la estabilidad del mundo que nos rodea. No hay una visión clínica en los elefantes o las ballenas. En cambio, con nuestras cosas queremos saber y operar de alguna manera con una mente que corrija los desfasajes y esa es una de las podredumbres que venimos heredando.
 

¿Y si esa cámara te enfocara a vos?
 
No sé qué decirte, pero me parece que esta imagen sería cómica. A veces esa cámara mira dentro de mí y ve unos conflictos bárbaros, pero también ve una cosa que tampoco está tan desorientada respecto de la realidad.
(...) Entonces, cuando me veo a mí mismo veo desfasajes, pero ninguno llega a tener la arbitrariedad de estas figuras. Tampoco te voy a decir que lo que veo es un Adonis. Veo un flaco que tiene que bajar la panza de tanta cerveza que toma y que a veces es medio tarado. Todas cosas normales.
 

¿Cuándo escribiste “La verdad de las grullas”?
 
Fue el primer tema que compuse en el año 2000. Lo escribí en enero, en Los Ángeles, solo, en un hotelucho que está frente al hipódromo de Santa Anita, en Arcadia. Yo escribo la canción en ese cuarto, en el calor de Los Ángeles, con el televisor prendido pero muteado. Venía de estar escuchando hablar inglés todo el día. Y, si lo manejás mínimamente, después de dos meses de estar ahí en tu cabeza todo te suena en ese idioma.
Entonces, empiezo a cantar el tema en inglés. Pero cuando llegué a una parte de la melodía ahí me salió el argentino. Son esas frases que me salen por más que esté en los Estados Unidos, porque mis temas son así. Tienen una identidad más allá de lo que yo quiera buscar. A veces estoy preso de esos temas y me perjudico si no compongo otras cosas que satisfagan otras cabezas, pero bueno, me sale algo argentino.
 

¿Hay una visión esperanzada en la letra de esta canción?
 
Sí. “Y si la esperanza se agota al fin, cuando vuelva el río con sus manos nos reunirá”. Es la esperanza de convertir la charca vacía, de la cual depende el equilibrio entre varias especies de animales, en una tundra. Y esperar la época de lluvias para ir a reunirse en el charco. No está referido al fin de la esperanza relacionada con el amor específicamente, sino a una situación en el existir, donde los animales se observan. Muchos son depredadores de otros, a los que observan sin poder ir a comérselos tan directamente como un tipo entra y mata a otro con un arma. Un animal tarda mucho más en encontrar una presa.
Ver los animales comiéndose unos a otros en las charcas, una garza con un pico muy afilado que caza pececitos o cangrejos que andan por ahí, es ver también un reflejo de la sed humana, de su controversia para poder solucionarla en términos ya no sólo de ser. “Es imposible sólo con la sed”. Se requiere hambre, eso es lo que quise decir. Lo único que falta es que nos empecemos a comer los unos a los otros, como si unos fuéramos garzas y otros peces.
 

Los animales también están en “Abrázame inocentemente”.
 
Desde un comienzo está la misma presencia. Por ejemplo en “Los elefantes” y en “Hermano perro”, de Almendra. Igual que en una serie de canciones de discos más recientes, como “Dos murciélagos”, “Cisne”, “La verdad de las grullas” o “Abrázame inocentemente (del lémur a la boa)”. Son temas en los que está esa famosa idea de transposición indirecta, subjetiva, donde les hacemos hacer y decir a los animales como si fueran el lobo de Caperucita Roja. Los animales son los que expresan los deseos humanos y los hacemos actuar como si pensaran como nosotros. Esa temática se pone en juego en estas canciones.
 

Vos escribiste: “Sólo nosotros somos los amos de la culpa. Culpa y perdón se asumen entre sí como planta y sol. Es el eje de la dinastía de los hipócritas”. ¿Esto se refiere concretamente al lémur y a la boa, de “Abrázame inocentemente”?
 
Sí. Me tomé la atribución de representarme como un animal que será envuelto y tragado por una serpiente inmensa. La letra trata de expresar por transposición el anhelo humano en el momento más crucial de la existencia, pero sin tener que ceder a una noción fija del sentido de la pérdida.
 

¿De qué habla “Los elefantes”?
 
Quizá de la noción de que ellos van a morir en donde están los huesos de sus ancestros. Los elefantes mueren de paz, no de una enfermedad. Siempre se los ve como dioses taciturnos sobre cuyas espaldas bien podría girar la humanidad. Yo siento que son poseedores de la energía y sabiduría del Creador. (Si estuviéramos en el mundo de las plantas el tema les correspondería a los ombúes, o, en el de los frutos, a las sandías.) Los elefantes tienen una estructura enorme parecida a la de Dios, en el sentido de que podrían contenerlo todo, si lo vemos con un ojo poético. En cuanto al tema, también propone la idea de que nosotros al lado de ellos no somos nada, lo cual me suena acertado. Si tuviéramos la misma chispa pero con la serenidad de un elefante, andaríamos mucho mejor por la vida.
Además, la canción incluye la idea de un mundo sin alegría ni dolor. Un mundo zen, en el que el ser y su alma se tranquilizan y no trastabillan ante las tribulaciones de la existencia. Nuestra alma no acepta y se realiza como lo hace un elefante. No creo que los seres humanos aceptemos la vida como lo hacen ellos. La letra intenta hablar del alma-paquidermo.
 

“Poseemos en nosotros mismos toda la música. Yace en las capas mismas del recuerdo. Todo lo que es musical es una cuestión de reminiscencia, en la época en que no teníamos nombre debimos de haberlo oído todo.” *  ¿Qué te parece?
* Émile Cioran, De lágrimas y de santos (Buenos Aires, Tusquets, 1986.)  
 
Buenísimo. Viste que Fulcanelli** habla del lenguaje de los pájaros. Dice que antes de que existieran las primeras nociones de idioma en la historia de la humanidad el hombre se comunicaba con todos los seres vivos de la naturaleza. Antes de la creación del lenguaje en sí, de los códigos y nombres, debimos de haberlo oído todo, es muy posible que hayamos sido uno más entre todos los animales.
** “Según la mitología, el célebre adivino Tiresias tuvo un conocimiento perfecto de ‘la lengua de los pájaros’ que le había revelado Minerva, diosa de la sabiduría”. Fulcanelli, El misterio de las catedrales, Plaza & Janés, 2000. 
 

¿Sabés que se descubrió que las ballenas jorobadas producen vocalizaciones, pero no de las comunes sino con rima, como si fueran canciones? Secuencias largas y complejas de casi doce minutos que luego se repiten, ¿no es extraordinario?
 
Es impresionante. Son idiomas, lenguajes. En la época de "Los niños que escriben en el cielo", en el 81, el técnico Amílcar Gilavert había ido al sur a grabar el canto de las ballenas. El audio tenía unos sonidos espectaculares. ¿Sabías que cuando los pájaros quieren hacer el amor su llamado se llama “reclamo”? (todo lo contrario a Pago Fácil). Esa es la verdadera acepción del término en el diccionario de la Real Academia. Y nosotros lo entendemos como algo muy opuesto a hacer el amor. Nuestro reclamo es por alimentos o por las facturas de luz.
 

En “Perdonado (Niño condenado)” también hay un intento de comunicarse con los animales.
 
“Perdonado” en realidad está escrito para una perra que teníamos en la casa de mis viejos en Arribeños cuando ensayábamos con Invisible. Se llamaba Amapola, y había otra perrita más, Margarita. La Lila era la que teníamos en la época de Almendra, pero después se murió, y estaban Amapola y Margarita. Margarita fue la primera perra rata que existió en el mundo, después le creció pelo de elefante en el lomo.
Y Amapola era una perrita blanca totalmente dócil. No sé si los perros piensan pero a veces parece que se sentaran a pensar. Y Amapola tenía eso, parecía una persona. Entonces me puse a reflexionar y me di cuenta de que, en realidad, ella era un niño que había sido perdonado de ser un humano. Porque estaba en ese lugar como si fuera un niño, sintiendo todo pero sin lo que representa la noción de la angustia de existir cuando uno es adulto. A la vez la letra dice “niño condenado por el diablo de febrero”. Claro, es un niño que fue condenado a no ser humano, como contrapartida tenía esa condena; pero “Perdonado” es porque fue perdonado de vivir como un hombre. Así, jugando, se me ocurre que estuve pensando alrededor de estas ideas cuando escribí la letra. “Habla conmigo, viejo perro blanco, busca descanso con tu molinete...”, porque ¿viste cuando se hacen como un molinete al acostarse?...
 
Para Los Árboles
 
Bueno, en "Para los Árboles" había esa referencia a que en el arte de ensoñar que propone el mundo de los antiguo guerreros Toltecas; ellos desarrollaron técnicas sensoriales que desconocemos, que se perdieron; pero todo un linaje de individuos, que se pasó el conocimiento de boca en boca, lo siguió experimentando hasta nuestros días. Que continúa desde aquel entonces hasta ahora en su camino de guerrero.
Eso ya de por sí, es muy poético, porque habla de hombres predispuestos a sobrevenir en tiempo, de perdurar en el tiempo. ¡La misión y la energía en torno a prevalecer!
Entonces dice que algunos ansiosos inexpertos, se equivocaron las coordenadas de los mapas del soñar y se convirtieron en Árboles. Porque según Castaneda, dice que a esos brujos le enseñaron, que contrariamente a lo que podrían establecer las leyes de Darwin o de los estudios de antropología, nos parecemos más a un árbol que a un primate.


¿Y eso que los brujos realizaban, son lo que se pueden conocer en el mundo occidental como milagros o algo parecido?

No porque ellos no tratan de eso.
 

¿Y en la capacidad de sensibilidad?

Sí, pero en la expansión sensorial que les permite un mundo que no conocemos, ¿me entendés? No, no es permitido que se abra la llave perceptiva para poder realizar eso. Esos tipos, que son los Naguales que es un linaje, tipos que primeros fueron sacerdotes jesuitas que aprendieron de un indio. Algunos eran buenos, otros fueron malos… aunque fueron exitosos y lograron sus experimentos, algunos fueron malos.
Carlos Castaneda ha sido considerado un Nagual, cuya misión era expresar, tratar de explicar cómo era ese arte. Entonces lo que es alucinante es que dice que algunos de ellos se equivocaron y se convirtieron en árboles y quedaron vibrando en una frecuencia muy parecida a la de los árboles, en esa unión de luz, es todo energía el mundo, no es un mundo carne y hueso, es energía. Cosa que no puedo explicar ni yo, ni nadie, pero cuando leés los libros, anda todo en el aire...


ALMENDRA en los estudios TNT, donde hicieron sus primeras grabaciones.
ALMENDRA en los estudios TNT, donde hicieron sus primeras grabaciones.
 
 

 
Volver Volver | Subir Subir |